-->

MARIBEL JULCAHUANCA //

De repente encontré su nombre a través del Facebook, se da a conocer como Maribel JD y al revisar las fotos de los diversos albumes que tiene en su fan page, no solo me llamaron la atención sus lindos diseños, sino también su destacada clientela que va desde Misses Perú hasta gente de la farándula peruana. Es por eso que decidí contactarla para que me cuente un poco más sobre su trabajo como diseñadora de las artistas.

Maribel se describe como una chica extrovertida, un poco traviesa, risueña, independiente, un tanto soñadora y ambiciosa. Le gusta conservar su paz interior y estar tranquila (dentro de su imparable carrera, yo creo que eso es imposible). Maribel de 34 años nació en Piura en medio de una gran familia (9 hermanos). Desde los 6 años demostró el talento y la vocación que tenía en el arte del diseño de indumentaria. “No era la niña típica de jugar con muñecas, a mí me gustaba hacerme ropa. Mi mamá me compraba prendas y yo las cortaba para poder sacarles los moldes”, comenta sobre las primeras luces de su futura vocación. Su madre tenía una máquina de coser que se convirtió en su “juguete” favorito. Nadie entendía su gusto por cortar las prendas y desarmarlas, a ella simplemente la castigaban por sus travesuras con las tijeras.

A los 8 años su madre le enseñó a tejer y bordar. Maribel estaba fascinada y poco a poco fue confeccionando sus propios bolsos aplicando ambas técnicas. “Siempre estaba con telas y bocetos. No quería vestirme como las otras niñas, quería vestidos diferentes pero mis padres no entendían”, nos cuenta Maribel. Cuando cumplió los 12 años, encontró un pequeño trabajo al lado de un sastre a quien ayudaba a pegar botones. Desde esa época ella comenzó a tomar cursos relacionados a la moda, tejido, bordado y acabados.

Años más tarde Maribel descubre el Instituto Charles Ashbee en Piura e ingresa a estudiar allí diseño de modas. “Tengo muchos recuerdos. Sobre todo de una profesora italiana, Angélica, que fue a Piura para hacer un proyecto sobre moda étnica. Ella había trabajado en Gucci y Prada. Era muy estricta, una vez me hizo hacer 15 moldes de la misma falda en primer ciclo”, nos cuenta con nostalgia. Llegó hasta el 5to ciclo en el instituto y se trasladó a Lima para terminar la carrera en el Instituto Nina Design donde se graduó de diseñadora.

Es amante de la música en todos los géneros, pero los ochentas le marcaron con Madonna, Tom Petty, Def Leppard y otros contemporáneos. La música formó parte de su inspiración hacia la moda. “Podía crear muchos diseños cuando escuchaba esta música, me transportaba un mundo mágico glamoroso”, dice Maribel.

A inicios del 2007, cuando estaba aún estudiando en Nina Design, se presentó a un casting de diseñadores para un reality show, “Diseñadores de Impacto”, que se presentaba dentro del programa de televisión “Lima Limón”. Se presentaron alrededor de 200 jóvenes diseñadores de casi todas las escuelas de moda del país. Al final, dos resultaron ganadoras. Una de ellas fue Maribel. “Esto cambió por completo mi vida. Antes de de trabajar en la televisión hacía moda étnica y presentaba mis colecciones en Adex y otras ferias locales; pero luego del concurso, fui contratada por el programa como diseñadora exclusiva de Laura Huarcayo. También me llamaron para trabajar con Maritere Braschi cuando ella grababa su programa internacional y de ahí empezaron a llamarme otros artistas y así entré de lleno al mundo de la televisión”, cuenta con emoción. Hoy, trabaja casi con todos los programas de televisión y artistas peruanas y extranjeras.

Maribel nos comenta que casi todas las artistas son flexibles a la hora de vestir. Con la que ha trabajado ya casi 6 años consecutivos es con Laura Huarcayo; “ella es muy versátil y elegante. Tiene colores básicos y clásicos para su vida personal, pero para la televisión usa más color, es muy apegada a la moda, no es tradicional, por ello tengo libertad de crear diferentes vestidos con mucho estilo. Además por su gran estatura, los diseños se lucen muy bien”.

¿Pret-à-Porter o alta costura? No tiene una línea predilecta. Ambas le encantan. A pesar que toma distintos temas de inspiración como el arte, el color, estructuras arquitectónicas, etc; su fuente principal es la naturaleza, el campo, los árboles, las flores, y su elemento favorito, el mar.

Cuando le pregunto sobre “¿qué condiciones debe tener un diseñador?” me responde: “Debe tener mucha creatividad, es lo primordial. Ser muy responsable con los clientes y tener la capacidad de asesorarlos. Estar al día con lo que sucede en el mundo de la moda”.

Maribel es fan del diseñador belga que crea prendas para mujeres Dries Van Noten pero de estilo radical y con toque masculino; de Jean Paul Gaultier que mezcla el arte con la moda y del japonés Issey Miyake a quien considera un genio. Y si se refiere a la escena local, Sitka Semsch es su favorita.

Tuvo en mente empezar a exportar pero luego del concurso entró de lleno a la televisión. Igual, ella vende a contactos que se encuentran en Canadá, Francia, México y Estados Unidos.

Si Maribel no hubiese sido diseñadora, ella sería hoy chef. “Mi hobbie es cocinar, me encanta la comida”, afirma. Ella también gusta de los deportes, caminar en el campo ó la playa.

Por: Sofía Kato

Share This

About The Author

sk