-->

Los negocios en China son un paso inevitable para las empresas italianas del lujo, sobre todo durante este período de recesión económica en Europa. Aunque a los chinos ya ha dejado de interesarles el ostentar logotipos de la cabeza a los pies, el made in Italy sigue siendo una excelente tarjeta de visita, y los orientales aún llenan sus guardarropas con las prendas de las marcas italianas y europeas más cotizadas.

Esta ha sido la tendencia que ha podido vislumbrarse durante el Fashion global summit, ocurrido en Milán la semana pasada. “China e Italia, dos sastres en un mercado global. Nuevos desafíos, nuevas oportunidades de negocios y colaboración”. Ese fue el título de la Cumbre representada en la Bolsa de Milán, que ha incluido diversos nombres del mundo de la moda italiana, entre otros: Zegna, Missoni, Biagiotti, Roberto Cavalli, Fratelli Rossetti y Furla.

Du Yuzhou, Presidente Honorario del China National Textile and Apparel Council, “hasta el año 2020, los consumidores chinos del sector de lujo pasarán de los 80 a los 180 millones”. Según las cifras presentadas por Paola Durante, Directora Administrativa de la división Banca de inversiones y jefa de Representaciones corporativas Italia para el Bank of America Merrill Lynch, el sector productos de lujo valdrá 14,60 mil millones de dólares o cerca de 11,50 mil millones de euros en China en 2012, con un aumento de las compras a través de la web.

“Hay una franja intermedia de chinos que no puede comprar los carísimos productos franceses e italianos de lujo, pero que sin embargo busca algo mejor que los productos básicos nacionales, y ese es nuestro objetivo: un espacio para las pequeñas y medianas empresas que quieren dirigirse a China debido a las nuevas marcas y a los precios razonables, pero que son verdaderos productores del Made in Italy”, ha subrayado durante la Cumbre Mario Boselli, presidente de la Cámara Nacional de la moda italiana.

Laura Biagiotti es una de las marcas elegantes que han dirigido su mirada hacia la China. “El mercado del e-commerce no conoce la crisis y yo, como empresa, apunto a este sector”, dijo Lavinia Biagiotti, Vicepresidente del grupo homónimo del sector de la moda e hija de la diseñadora y fundadora de la marca, Laura. “Para los jóvenes chinos, la tecnología y las redes sociales tienen una gran importancia; tanto que, según estadísticas recientes, el 65% de los jóvenes chinos hace una búsqueda en Internet antes de comprar, y a menudo compra online”.

“Si logramos mantener ventajas en términos de calidad, servicio, innovación e imagen, también la industria textil italiana, frente a un potencial aumento del mercado asiático, garantizará la presencia de la fuerza de sus empresas”, ha observado Paolo Zegna, Presidente del grupo homónimo y del Comité para la internacionalización de Confindustria. Para Gianluca Brozzetti, Director Administrativo de Roberto Cavalli, “la estrategia es tener una empresa orientada hacia la exportación. Hemos abierto una filial en Hong Kong y otra en Tokio, y estamos entrando en China con una sociedad compuesta por un 75% de capital propio y un 25% de un socio local, que realizará la distribución de las segundas líneas”.

Si China es un mercado interesante para las empresas europeas, Italia puede representar una buena oportunidad para las empresas chinas. “Nuestra colaboración con Italia data de 1998 para el suministro de materias primas, pero estamos convencidos de la necesidad de estrechar aún más este vínculo, buscando en las empresas italianas una cooperación para el desarrollo de los accesorios, del concepto de marca y la expansión en los mercados internacionales”, dijo Zhou Yan, Presidente de Dalian Sunfed Fashion, fundada en 1977.

Fuente: fashionunited.es
Foto: cina.quotidiano.net

Share This

About The Author

sk