-->

Cirujanos de maniquíes

Los maniquíes de rostros y medidas perfectas inundan todos los escaparates de la moda. Sus coquetos y esculturales cuerpos son una extensión de un mundo de glamour que transita entre la realidad y la fantasía.

“Si ve un buen maniquí con un buen outfit, una buena prenda, una buena peluca, te va a llamar la atención y automáticamente vas a entrar a ver la prenda”, explica Adriana Rivera, decoradora colombiana.

Los maniquíes son casi todos iguales, pero los modelos peruanos tienen mucha demanda en Chile, Bolivia y Panamá.

El barrio limeño de La Victoria no sólo es el paraíso de los maniquíes, también florece la restauración ambulante de estos íconos de la moda.

“Me gusta repararlo, pintarlo, igual que lo hace el maestro y lo valoro hacer”, declara Eleuterio Minaja, restaurador de maniquíes.

Los cuerpos desnudos de los maniquíes están tendidos en la vía pública. Algunos están en pedazos, otros ya están reparados. Los restauradores, son conocidos como los cirujanos plásticos de los maniquíes.

Al respecto, Ricardo Lozano, maestro restaurador de maniquíes, dice: “Sí me siento como un cirujano porque lo dejo igualito de lo que estaba recontra roto, así lo dejamos igualito, con maquillaje y todo para la venta”.

Estos artistas populares de la moda son diestros en el manejo de la fibra de vidrio, el vinilo, la resina de cloruro, la pintura y viven de su arte.

Los maniquíes son imprescindibles en cualquier escaparate. Su sola presencia atrae a los compradores, en especial a las mujeres. Pero el futuro está cerca. Pronto, en estos mismos escaparates se exhibirán los maniquís robóticos. Y es que la moda siempre evoluciona.

Fuente:noticierostelevisa.esmas.com

Share This

About The Author

sk