-->

El secreto, más que nunca, está en la mezcla. Este nuevo fenómenos cool que se revela como el único camino posible hacia un look personal y propio. Un terreno idílico y perfecto donde conviven vestidos vintage, unos vaqueros tan antiguos como favorecedores, algún viejo jersey de lana y, sobre todo, camisetas de tus grupos fetiche con accesorios clásicos y alguna joya heredada.

Una globalización que ha fomentado la búsqueda de combinaciones que integren prendas atemporales y de calidad –de esas en las que invertir de vez en cuando– con otras más accesibles.

Hay prendas cuyo desembolso merece la pena porque duran para siempre, prendas que son clásicos y eternos. En el otro extremo, en el de las piezas accesibles, las tiendas vintage y los mercadillos son las mejores opciones para encontrar tesoros que nadie más llevará.

Así que, una vez agitados los ingredientes de esta receta ganadora, sólo podemos rendirnos al poderoso efecto de una camiseta rock´n´roll, de esas que resisten en nuestro cajón pese a los estragos del tiempo, con una falda joya o un pantalón estampado único y especial. Es un cóctel sofisticado, genuino y, sobre todo, ganador. Es el high & low elevado a su máxima potencia

Fuente: Vogue.es

Share This

About The Author

admin