-->

Comienzan los 90´s. Miles de adolescentes se pegan a la pantalla del televisor para contemplar con mucha atención cada detalle de los looks que pasean Brenda Walsh y Kelly Taylor por las calles de Beverly Hills 90210. Llevaban jeans altos de cintura, camisetas de cuello redondo y cintas de terciopelo pegadas al cuello que acababan en una pequeña cruz. El mismo tipo de chokers lucía Winona Ryder cuando sonreía tímidamente de la mano de Johnny Deep, siempre vestida de negro y con cruces rojas que hacían juego con sus diminutos labios rouge. El allure introvertido de Winona fue copiado por todos los fans de Tim Burton con cierta querencia gótica. Y con ellos, las cruces.

Volvemos a la actualidad. Otoño-invierno 2012/2013. Versace las recupera en su faceta más gótica. Aquilano Rimondi las estampa sobre las faldas y trajes de su colección en un formato más barroco, lábaro y sacro. Lana del Rey las lleva de colgante y en su vertiente más minimal. Y firmas como Sister Jane o Topshop las incrustan en sus looks más oscuros y witch. Las cruces sobretodo en formato joya nos invaden.

¿Y las calaveras? Quién no ha notado la colonización en forma de colgante, anillo o pulsera de este pequeño esqueleto. “Antes solo la utilizaban los rockeros, pero desde hace unos años están de moda y hoy en día las encuentras en todas partes”. Las calaveras, en origen un símbolo algo siniestro, han pasado de ser llevadas por Alice Cooper o Marilyn Manson a ser el estampado más famoso de los pañuelos de Alexander McQueen y una de las joyas más codiciadas de este otoño.

Fuente: vogue.es

Share This

About The Author

admin