-->

ALTA COSTURA //

Cuando escuché el término Alta Costura, vino a mi mente nombres como Dior, Chanel ó Versace. Imaginaba un trabajo hecho a mano, con mucha dedicación, con mayor detalle que una prenda estándar, pero no tenía un concepto claro sobre esto. Justo tuve la oportunidad de conversar con nuestra querida diseñadora Gleny Castro y Diana Vargas (su hija y mano derecha) sobre este tema. Gleny, quien tuvo la dicha de trabajar con uno de los diseñadores franceses de Alta Costura más afamados del mundo, Franck Sorbier, me explicó que la categoría de Alta Costura pertenece solo a aquellas Casas de Moda de Europa -mayormente francesas-, quienes cuentan con uno o más diseñadores que buscan un tema de inspiración, crean bocetos hechos a mano, plasman la idea de frente en un maniquí y desarrollan todo el vestido con las mínimas costuras realizadas de manera perfecta y a mano. No entra ni una sola máquina en la labor. Es un trabajo artístico, artesanal y único. He ahí la belleza, el valor y también el precio de la prenda.

En el Perú, muchos diseñadores dicen vender prendas de alta costura, sin embargo, hay un tema de conceptos erróneos. Tal como menciona Susan Dillon en su libro ´Principios de Gestión en Empresas de Moda´, “Las colecciones de alta costura son desarrolladas por las casas de diseño en exclusiva para clientas privadas. Sus prendas son de muy alta calidad y presentan unos excelentes acabados. El concepto de su diseño, junto con el tiempo y la dedicación que requieren por parte de una mano de obra altamente cualificada, implican una producción reducida, entre diez y veinte piezas por colección, y un precio final elevado. Las colecciones de alta costura se exhiben dos veces al año; cada desfile, bien sobre la pasarela, bien en salones privados, presenta unos treinta y cinco atuendos. Para ser consideradas oficialmente diseñadores de alta costura, las casas de diseño deben ser invitadas a incorporarse a la Chambre Syndicale de la Haute Couture, un organismo con sede en París, integrado por diseñadores y regido por el Ministerio de Industria francés. Está formado por unas veinte casas, entre quienes se cuentan las famosas Christian Dior, Chanel y Armani, que se obligan a cumplir la estricta normativa de la organización. Las casas de costura llevan a cabo su actividad en un atelier tailleur, que realiza prendas de sastrería, y un atelier flou, dedicado a vestidos y blusas. La alta costura tiene su origen en la modistería, que en tiempos fue considerada un arte. La primera casa de diseño de alta costura fue fundada a mediados del siglo XIX por Charles Frederick Worth (1826-1895), considerado el inventor de la alta costura y del diseño de moda. Worth fue el primero en producir una colección de vestidos y exhibirlos sobre maniquíes de carne y hueso; cada modelo se hallaba disponible bajo pedido en una selección limitada de tejidos. En 1858, Worth puso en marcha su casa de diseño y, a partir de entonces, sus creaciones obtuvieron nombre y rostro de sus clientas; antes de Worth, el diseño de prendas estaba en manos de modistas anónimas, generalmente. El diseñador Paul Poiret perpetuó la idea de Worth y así dio comienzo la práctica de incluir el nombre del diseñador en las prendas; estos fueron los orígenes de la industria del diseño de moda, tal y como la conocemos en la actualidad. Numerosos diseñadores siguieron los pasos de Worth: Coco Chanel, Elsa Schiaparelli, Cristóbal Balenciaga, Christian Dior…“.

Aquí les dejamos unos videos sobre este interesante tema de la alta costura:


Share This

About The Author

sk